domingo, 11 de septiembre de 2005

Desnuda, de Rosa Silverio

Nunca pensé que al abrir el buzón podría encontrarme con algo que me hiciera sonreir. Aparte de la invitación de bodas de mi amiga Carolyn, sólo recibo estados de cuenta e invitaciones y descuentos para utlilizar mi tarjeta de crédito. Junior Cruz ya me habia dicho que tenía algo que enviarme; jamás pensé que sería el libro "Desnuda", de mi amiga Rosa Silverio. Aún no había visto el libro y debo admitir que la portada casi mi hizo llorar de la emoción. Está precioso; y no porque sea ella, sino porque en verdad lo está. El rojo va muy bien con las pasiones y sentimientos descritos en el poemario. En cuanto a las fotografías... no pude evitar hojear el libro para verlas antes de leer los poemas. El fotógrafo Fausto Ortiz hizo un gran trabajo al unir la historia de los poemas con las imágenes.

Esta semana he estado algo sensitiva y quizás por eso pude percibir mejor la sensibilidad de la escritora, al punto de querer creer que los escribió para mi ya que con ellos pude identificarme, comprender un poco el torrente que llevo dentro. Estoy segura que muchas personas coincidirán en esto conmigo ya que aunque Rosa escribe lo que siente y piensa, en su pluma hay un poco de nosotros; nosotros los que amamos, los que abrazamos la soledad o nos vemos arropado por ella, los que amamos la poesía.

El poemario consiste de treinta y cinco poemas. De acuerdo a la escritora están “agrupados en dos partes. La diferencia radica en que De vuelta a casa es un poemario de una sola tonalidad. Habla de la tristeza, la soledad, el vacío existencial, la angustia y la muerte. Mientras que Desnuda tiene otros matices y en este poemario, aunque continúo trabajando la temática del primero, exploro otros temas como el erotismo y el amor” (El Caribe, 28 de agosto 2005).

No podría elegir cual de los treinta y cinco son mis favoritos pero algunos llamaron mi atención. Uno de ellos es el “El Retrato de Ane”, un poema a su madre, cuya imagen se ha eternizado en sus versos. El poema suena nostálgico pero al mismo tiempo hay tanto amor, gratitud y respeto. Este poema me acordó de mi abuela, cuyo retrato igual se encuentra en casa de mis padres, también con su cabellera negra, presente sin estarlo físicamente.

No pude evitar el recordar a la Rosa que conocí hace unos años. Sus poemas “No Necesito” y “A veces” se parecen tanto a ella. Cuando la conocí, yo era totalmente opuesto a ella en cuanto a mi personalidad, timidez y forma de pensar. Teníamos la misma sensibilidad pero veíamos el mundo de distintas formas. Rosa era, y aún es, una mujer independiente, que no necesita aprobación de nadie para hacer sus cosas; hace lo que siente, guste o no; es una mujer que confía en lo que siente y piensa y no tiene miedo el expresarlo; una mujer que cree en lo que ama aunque le provoque tristeza, y es que un día está triste, otra día está feliz pero ella logra hacer lo mejor de cada situación (casi siempre escribiendo); es una mujer que a veces está sola, no porque no tenga a nadie ni gente que la quiera, sino porque a veces necesita de la soledad para encontrarse, para pensar y escribir. Quizás esté algo equivocada con mi percepción de Rosa pero así la veía entonces, cuando la tenía cerca, y así la veo ahora, donde la miro y escucho a través de su poesía.

Al día siguiente de recibir el libro aun lo estaba leyendo en el tren camino a la oficina. Ese día amanecí con tanta tristeza, no sé porqué. Tal vez era el trabajo, el saber que tenía tantas cosas por hacer y poco tiempo para ello. Quizás era el hastío de los días y su monotonía. Es por eso que leyendo algunos de los poemas (como “La Hora Exacta”) quise llorar, huir y no regresar al trabajo ya que sentía que podía desahogarme con ellos. Leía “Que angustia es esta”, y comprendía el sentir de la autora, en especial cuando dice: “¡Qué soledad más honda / la de este yo aterido / por la cotidianidad de los días / por la ausencia del roce / y la absoluta negación de la ternura!”. Pero no vayan a creer que el poemario va provocar tanta desesperación y tristeza. Por el contrario, ellos también incitan a sonreir, a pensar en lo dulce que puede ser el amor, en la cotidianidad de los días y en “Rosas Amarillas”.

Hay un poema que leí varias veces y me puso a pensar, a cuestionarme a mi misma, a lo que busco. El poema se llama “Preferencia” y describe el tipo de hombre que la autora prefiere o no. Es un poema sencillo pero dice mucho. A veces me encuentro queriendo más, buscando en el otro lo que parece que debería tener la persona que amo. Tanto tiempo se pierde pensando en estas cosas y sin embargo, es tan simple como dice Rosa: “Yo solo quiero un hombre enamorado / que me llene los brazos de poesía”. Que precioso verso...

En fin, les invito a leer este libro. No porque ella es alguien a quien estimo mucho sino porque es una gran escritora, de las mejores que he leído de la República Dominicana.

Lamentablemente no puedo (ni quiero, al menos no sin permiso de la autora) transcribir aqui sus poemas; prefiero darles la oportunidad de leer dos poemarios. Pero, hay varias páginas en la red que sí tienen algunos de sus poemas. Aqui les va:

- En Letras Salvajes
- Poema "Desnuda" en el Listín Diario
- Rosa, en escritoresdominicanos.com

Datos Bibliográfico:
Silverio, Rosa. Desnuda. Santo Domingo: Editora Cole, 2005.

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Joanne:

    Acabo de leer el precioso post que pusiste en tu blog.
    Me has hecho llorar.
    Gracias....

    Tu apreciación sobre mí es exacta. Es sorprendente cuánto conoces mi interior y mi manera de ser.

    Por supuesto que te doy permiso para poner cualquier poema que te apetezca, incluso, cualquiera de las imágenes que te mandé en un mail. Sabes bien que contigo no hay problemas y que agradezco cada uno de tus gestos y palabras.

    Me alegra mucho que te haya gustado el poemario.

    Hay algo que debo resaltar. La gente que ha leído el libro siempre ponen su atención en muchos poemas, pero nunca me mencionan algunos que para mí tienen un significado especial, dos de ellos son El retrato de Ane y Qué angustia es esta. El primero porque habla de mi madre y lo escribí con tanto amor, con tanto respeto, con tanta ternura... El segundo porque me parece un poema tan sobrecogedor y bien logrado. Tú eres la primera persona que hace hincapié en esos textos. Se nota que tenemos sentires iguales.

    Un abrazo grande,

    Ro

    ResponderEliminar
  3. Ahh, aquí un link con el más reciente número de la revista digital Letras Salvajes, dedicado a la literatura dominicana.

    http://www.geocities.com/letrassalvajes/N9.html

    Además de que pueden leerme, podrán leer las creaciones de otros autores dominicanos contemporáneos.

    Por lo menos aquí mis poemas aparecen bien porque en escritoresdominicanos.com aparecen con varios errores y por eso ni entro, para que no me duela la cabeza.

    Abrazos,

    Ro

    ResponderEliminar
  4. Te informamos que este blog ha sido aceptado en el directorio de blogueratura.com, el lugar de la literatura independiente.
    Encontrarás los botones de enlace en http://www.blogueratura.com/Botones.htm
    no olvides colocar uno en el blog para que tus lectores conozcan el proyecto.
    También te invitamos a participar en la sección "el artículo quincenal" manda tus artículos (tema libre-menos poesía o cuento) a blogueratura@gmail.com
    Si conoces a alguien que pueda interesarse por blogueratura, no dudes en comentarle sobre nosotros.

    Gracias por seguir publicando la palabra.

    ResponderEliminar
  5. Rosa vas construyendo poco a poco tu propio "camino al andar". En un pais en donde la mujer es considerada por la sociedad un simple y "obscuro objeto del deseo", le cuesta a toda mujer el navegar contra corriente y plantar bien firme las anclas de su individualidad y elevarse alto, mas alto que los prejuicios, los golpes bajos, la presion social a que seas como las demas. Rosa: Prosigue caminando airosa, plantando tus 'estelas en la mar", tu aporte a la vida habra de permanecer entre quienes tienen corazon para juzgar bien, memoria para honrar a los que de veras lo merecen.

    ResponderEliminar
  6. Hola Rosa,
    Habia visto ese link, el de letras salvajes, pero no estaba segura si tu habias aprobado la publicación de algunos de los poemas, como acaban de salir en el libro... Pero bueno, lo agregaré al post.

    Y si, me imagino que la gente normalmente comenta sobre ciertos poemas en de tu libro ya que lo considerarán algo controversiales, muy diferentes a lo que escriben los demás. Aveces pienso que lo haces para reinventarte, desbordar tu increible creatividad en situaciones que quizás no hayas vivido y le han sucedido a otras personas (como "La Amante y "Dos Cuerpos en la Cama"). Quizás estoy completamente equivocada pero prefiero aquellos poemas donde te reconozco e imagino que han salido de las alegrias y penas del corazón.

    Besos,
    Joanne

    ResponderEliminar
  7. Blueunicorn:

    Hola.
    Gracias por tus palabras. Seguiré esribiendo y haciendo lo que me dicte mi corazón y mis neuronas, aunque en ello se me quede la piel y la vida.
    Por cierto, qué curioso. Yo tengo registrada la cuenta miunicornioazul@hotmail.com. Parece que mas bien debería ser tuya.

    Saluditos,

    Ro
    -----------------

    Joanne:

    Me agrada sobremanera que alguien preste atención a esos poemas que precisamente yo más amo. Ojalá todos pensaran como tú y entendieran que un escritor, además de hablar de sus experiencias personales, tiene la suficiente imaginación y sensitividad para "reinventarse" como tú bien dices.

    Lo curioso es que cuando un hombre escribe sobre temas controvertidos, todos lo asocian a una ardua investigación o profundas reflexiones, pero si lo ha escrito una mujer todos lo remiten a la esfera personal.

    Abrazos cariñosos,

    Ro

    ResponderEliminar